La Gerencia de Emergencias Sanitarias de la Junta de Castilla y León atendió el año pasado un total de 228.744 llamadas en demanda de ayuda médica urgente, esto supuso una atención directa a 231.336 personas, gracias a la movilización permanente de los profesionales sanitarios y de los 160 vehículos.