ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia blanda que se origina de forma natural en nuestro cuerpo, con elevadas concentraciones en el tejido conectivo blando. Asimismo se halla en los fluidos de las coyunturas, cartílagos y la piel. De vez en cuando la cantidad de este compuesto baja, lo que logra dar lugar a dificultades de salud tales como la artrosis.

El ácido hialurónico está disponible en inyecciones para el tratamiento de la artritis y para el rejuvenecimiento facial, y como complemento oral o tópico. El ácido hialurónico es vital  para unir a los nervios de colágeno y elastina, lo cual también es significativo para una piel saludable. Además el ácido hialurónico es un elemento del líquido sinovial que lubrica las cápsulas articulares. Tu cuerpo produce menos ácido hialurónico a medida que envejecemos, lo que ayuda a la flacidez de la piel, arrugas, y el quebranto de los cartílagos. Algunos alimentos tienen de forma natural ácido hialurónico, mientras que otros contienen sustentos que incitan su síntesis.

Puedes localizarlo en cada célula que forma el cuerpo humano, pero además en las células de los mamíferos y peces. La singularidad de esta sustancia nativa es que depende de la zona del cuerpo en donde se halla. En unas zonas tiene una ocupación y en otras ejerce de forma distinta. Desgraciadamente, la vida del ácido hialurónico es limitada, siendo la media de 3 días y 1 cuando se localiza en la piel. Es por esta causa que el cuerpo está en una fase invariable de fabricación y reposición de las moléculas de hialuronato.

Beneficios del ácido hialurónico

Osteoartritis

  • La osteoartritis es el deterioro de los cartílagos por lesiones o daño en general y rotura con el tiempo. Las inyecciones de ácido hialurónico proporcionan lubricación, auxilian a las coyunturas a funcionar mejor y suministran efectos anti-inflamatorios a largo plazo, atenuante del dolor. Cuando se utiliza para la artritis, las inyecciones de ácido hialurónico se conocen como viscosuplementación.

Piel

  • En el tejido de la epidermis, el ácido hialurónico permite el envío de sustentos de la sangre a las cavidades de la piel, la hidrata, y lubrica, facilitando protección contra deterioros en la piel. El envejecimiento, junto con la exhibición a la luz ultravioleta y los agentes contaminantes, con el paso del tiempo se degrada la cantidad natural de ácido hialurónico de la piel. Los cosméticos de métodos con ácido hialurónico pueden ayudar. En este procedimiento, el galeno utiliza pequeñas agujas para introducir la sustancia gelatinosa, atestando las arrugas y las líneas, acrecentando humedad.

Suplemento oral

  • Los suplementos orales de ácido hialurónico son originados para optimizar la resistencia de la piel, y algunos suplementos orales para el tratamiento del acné tienen esta sustancia. Los suplementos también puede ser provechosos para la artritis, aunque Ray Sahel, un doctor especialista en suplementos naturales, indica que el ácido hialurónico en forma oral no ha sido comprobado para la capacidad de ingresar en el tejido articular. En un estudio que se publicó el 21 de enero de 2008 en Nutrition Journal, los pacientes con osteoartritis de rodilla, tomaron suplementos de ácido hialurónico o un placebo. Los pacientes de ambos conjuntos avisaron una mejoría estadísticamente reveladora en el dolor, rigidez y la función física. Los autores indicaron que las mejoras fueron mayores en el grupo de ácido hialurónico.